Multimedia

Pelis Pensantes

Bloody Sunday (Subtítulos en español)

Release date: 25 January 2002 (United Kingdom) Director: Paul Greengrass.

Political uproar is guaranteed over this depiction of one of the most tragic chapters in the recent history of Northern Ireland. That’s because, with a charged subject like this, individual viewers will see only what they want to see and ignore the rest. The facts, however, are incontestable: on January 30, 1972, 13 unarmed civilians were killed by British soldiers while taking part in a civil rights march in Derry. It’s how the blame is laid on either side that provokes controversy. Writer-director Greengrass – a World In Action veteran who also made TV docudrama The Murder Of Stephen Lawrence – aims for a gut reaction, drawing the audience into the fray with documentary-style, hand-held cameras. But it’s Nesbitt’s career-best performance that sets the tone for the audience to follow. As he shifts from cocky politician to ashen-faced witness, he helps the audience to understand that this is a human tragedy that goes beyond the sectarian divide.

Fecha de estreno: 25 de enero de 2002 (Reino Unido) Director: Paul Greengrass.

El revuelo político está garantizado por esta representación de uno de los capítulos más trágicos de la historia reciente de Irlanda del Norte. Esto se debe a que, con un tema tan cargado, los espectadores individuales sólo verán lo que quieren ver e ignorarán el resto. Los hechos, sin embargo, son incontestables: el 30 de enero de 1972, 13 civiles desarmados fueron asesinados por soldados británicos mientras participaban en una marcha por los derechos civiles en Derry. Lo que provoca la controversia es la forma de culpar a uno u otro bando. El guionista y director Greengrass -un veterano del mundo de la acción que también realizó el docudrama televisivo El asesinato de Stephen Lawrence- busca una reacción visceral, metiendo al público en la refriega con cámaras manuales de estilo documental. Pero es la actuación de Nesbitt, la mejor de su carrera, la que marca la pauta a seguir por el público. Al pasar de político engreído a testigo con cara de ceniza, ayuda al público a comprender que se trata de una tragedia humana que va más allá de la división sectaria.

Amarcord (Federico Fellini, 1973)

Un paseo por la Italia de la década de 1930. Una época marcada por el auge del fascismo en el país transalpino.

La película se convierte en una narración que carece de argumento, consistiendo en una serie de sensaciones y recuerdos más o menos entrelazados de Federico Fellini. El director, a través de los ojos de Zanin, el niño protagonista, realiza una mirada introspectiva a la familia, la religión, el amor, el sexo, la educación, la política y su pasión por el cine. Entre la multitud de personajes que aparecen destacan sus padres, en constante pelea; y el sacerdote del pueblo, que utiliza las confesiones de sus feligreses para dar rienda suelta a su imaginación.

La mezcla de fantasía y realidad subjetiva, reforzada por la música de Nino Rota, acercan más la película al surrealismo de “81/2” que al neorrealismo de “Roma, Ciudad abierta” de Rosellini. Fellini obtuvo la candidatura a mejor director y a mejor guión original. Al final se llevó el Oscar a mejor película de habla no inglesa (galardón que ya había ganado en 1956, por “La Strada” y en 1963 por “Las noches de Cabiria”).

El Castillo (Michael Haneke, 1997)

El Castillo, película del director austriaco Michael Haneke, adapta al cine la novela inacabada de Frank Kafka, una obra que siempre ha despertado dudas sobre las incógnitas que deja. “El castillo” funciona como metáfora de una sociedad que aliena a los individuos que la conforman.

La historia arranca cuando K. (Ulrich Mühe) llega en plena noche a un pequeño pueblo donde ha sido contratado como agrimensor. Aunque su intención es hacer un buen trabajo y no causar problemas, K. pronto se dará cuenta de que tendrá que lidiar con las costumbres arcaicas e inalterables de las autoridades del pueblo, representadas por sus funciones. Desde el primer momento le causarán toda clase de dificultades, llegando incluso a hacerle dudar de si logrará terminar su tarea.

La historia queda paralizada cuando K. comienza a darse cuenta de que, a pesar de los esfuerzos que hace para alcanzar su objetivo, hacerse un sitio en ese pequeño pueblo, más lejos está de alcanzarlo.

Trabajo ocasional de una esclava (Alexander Kluge, 1973)

TRABAJO OCASIONAL DE UNA ESCLAVA 
(Gelegenheitsarbeit einer Sklavin, Alemania, 1973, blanco y negro, 91 minutos)
Dirección y guión: Alexander Kluge
Dirección de Fotografía: Thomas Mauch.
Montaje: Beate Mainka-Jellinghaus.
Elenco: Alexandra Kluge, Franz Bronski, Sylvia Gartmann, Traugott Buhre, Ursula Dirichs, Walter Flamme.

Roswitha Bronski, casada, con tres hijos, regenta una consulta médica de abortos, con el fin de alimentar a Franz, su marido estudiante, y “poderse permitir algunos niños más”. El realizador muestra en el mismo comienzo del filme con chocante exactitud las actividades de Roswitha, pero el problema del aborto no es el tema de la película. Kluge analiza en el caso de Roswitha Bronski el papel de la mujer en la familia, en la sociedad.

Su protagonista tiene que afrontar pronto dificultades crecientes: el ginecólogo Dr. Genée, que le envía clientas, no quiere pagarle su comisión; una competidora, la “mayor productora de angelitos de la ciudad”, la denuncia a la policía. Franz Bronski es detenido y clausurada la consulta de su esposa. Con el fin de poder eliminar las huellas de su actividad, rompiendo los sellos sin delinquir, Roswitha deja que un perro abra la puerta. Cuando Franz sale de la cárcel resuelve ella abandonar su oficio y dedicarse a actividades sociales y políticas. Su marido es ahora quien tiene que sostener a la familia y asume un empleo en la empresa Beauchamp & Cie.